Fimosis en niños y problemas en adultos. Circuncisión y parafimosis

Fimosis en niños y problemas en adultos. Información importante sobre la fimosis infantil y en adultos. Diferencias fimosis, circuncisión y parafimosis. El glande del pene está recubierto por el prepucio, que esta formado por una capa externa de piel y otra interna de mucosa, que se deslizan sobre el mismo, permitiendo que el glande pueda estar desnudo o descubierto a voluntad. El orificio por el que se exterioriza el glande se llama anillo prepucial o meato...

ver más +

Fimosis en niños y problemas en adultos. Información importante sobre la fimosis infantil y en adultos. Diferencias fimosis, circuncisión y parafimosis.

El glande del pene está recubierto por el prepucio, que esta formado por una capa externa de piel y otra interna de mucosa, que se deslizan sobre el mismo, permitiendo que el glande pueda estar desnudo o descubierto a voluntad.

El orificio por el que se exterioriza el glande se llama anillo prepucial o meato prepucial. Cuando el diámetro de este meato o anillo es inferior al del glande a nivel de su corona no se puede retraer el prepucio, esta desproporción anatómica es conocida como FIMOSIS.

En el 95% de los recién nacidos la retracción completa del prepucio es dificultosa, según avanza el crecimiento el número de niños que consiguen descubrir el glande con facilidad aumenta, así a los seis meses lo consiguen un 20% al año un 50% y a los tres años un 90%.

ver menos +

Compartir

DESPLEGAR VIDEO   +  

Haz click
aquí para ver el
vídeo

Compartir

SINTOMAS - TRATAMIENTO

La fimosis puede ser congénita o adquirida. Hablamos de fimosis congénita cuando se nace con ella, pero ya sabemos que la mayor parte de estas fimosis desaparecen con el desarrollo normal del pene. Y fimosis adquirida cuando es secundaria a un proceso patológico, como las balanopostitis o infecciones del glande y prepucio, la diabetes méllitus que se asocia con frecuencia a este tipo de infecciones, traumatismos sobre el prepucio que con frecuencia se producen...

ver más +

La fimosis puede ser congénita o adquirida. Hablamos de fimosis congénita cuando se nace con ella, pero ya sabemos que la mayor parte de estas fimosis desaparecen con el desarrollo normal del pene. Y fimosis adquirida cuando es secundaria a un proceso patológico, como las balanopostitis o infecciones del glande y prepucio, la diabetes méllitus que se asocia con frecuencia a este tipo de infecciones, traumatismos sobre el prepucio que con frecuencia se producen durante la relación sexual o en maniobras masturbatorias, muy raramente por la presencia de tumores peneanos, o enfermedades cutáneas como el liquen escleroso y atrófico.

La fimosis se puede manifestar solamente en erección, pudiendo descubrir en flacidez el glande, o también cuando el pene está flácido si la estrechez del meato prepucial es tan marcada que no permite su retracción manual aunque el pene no esté erecto.

Los síntomas de la fimosis son, además del hallazgo de la estrechez del prepucio y de la dificultad para retraerlo, un chorro de orina un poco más fino o dolor durante la micción (acción de orinar). Sin embargo, pueden aparecer complicaciones si la fimosis no se trata, incluyendo la infección en el glande, llamada balanitis: en este caso el pene duele, está caliente, a veces aumentado de volumen y aparece un flujo de color blanco espontáneamente o a la presión del pene. La otra consecuencia potencial de la fimosis es la parafimosis: si se fuerza la retracción, el anillo del prepucio se puede quedar bloqueado sobre el pene en la base del glande y estrangularlo, causando dolor e hinchazón

Cuando no se puede retraer el prepucio la única solución es la intervención quirúrgica. Esta intervención se llama circuncisión y consiste en la resección (extirpación) del prepucio, dejando el glande al descubierto tanto en flacidez como en erección.

ver menos +

Compartir

¿QUIÉN LO TRATA?

El médico especialista en el tratamiento de la fimosis es el urólogo. Los beneficios de esta intervención son inmediatos, una vez cicatrizada la herida quirúrgica, se pueden mantener relaciones sexuales sin molestias ni dolor sin temor a nuevas heridas o desgarros. La mucosa del glande al no estar cubierta deja de ser húmeda lo que dificulta en gran medida la aparición de nuevas infecciones. Si existían problemas para la micción o...

ver más +

El médico especialista en el tratamiento de la fimosis es el urólogo.

Los beneficios de esta intervención son inmediatos, una vez cicatrizada la herida quirúrgica, se pueden mantener relaciones sexuales sin molestias ni dolor sin temor a nuevas heridas o desgarros. La mucosa del glande al no estar cubierta deja de ser húmeda lo que dificulta en gran medida la aparición de nuevas infecciones. Si existían problemas para la micción o problemas para poder asear el glande estos desaparecen. La circuncisión previene de la aparición del cáncer de pene. Esta es una neoplasia infrecuente, pero aparece muy raramente en varones circuncidados.

ver menos +

Tags